Aletas en Gran Canaria / Aletas on Gran Canaria

Un año más, los halcones de Eleonor regresan a Canarias. Los adultos vuelven a sus territorios de cría y los jóvenes a buscar pareja y un sitio donde empezar una nueva etapa como reproductores en los ya disputados islotes de Chinijo. Con otras intenciones regresan también algunos ejemplares más jóvenes, individuos que nacieron el año pasado y que, si bien aún no han alcanzado la madurez sexual, visitan los territorios de cría de sus congéneres, a la vez que empiezan a familiarizarse con la captura de pequeñas aves migratorias que supondrán su principal fuente de alimento en un futuro próximo.

La llegada de todos estos individuos tiene lugar antes de que el flujo de migración otoñal alcance su pico máximo. Durante ese periodo, los halcones de Eleonor continúan alimentándose de insectos, y con frecuencia acuden a islas mayores, como Lanzarote, Fuerteventura e incluso Gran Canaria, donde la abundancia de estos es mucho mayor que en los desérticos islotes de Chinijo.

Las observaciones de colegas ornitólogos que comparten sus observaciones en distintas islas nos permiten conocer estos movimientos y saber un poco más cada día de la ecología de esta fabulosa especie. Un ejemplo de esto son las interesantes observaciones que Xabier Remirez y Luis Alberto Rodríguez han compartido con nosotros. El pasado 31 de julio, Luis Alberto observó a un grupo de al menos cinco ejemplares de halcón de Eleonor cazando insectos sobre los pinares en los Llanos del Salado, en la Cumbre de Gran Canaria. Entre ellos, se encontraba un precioso ejemplar de morfo oscuro que pudo ser fotografiado. En la foto puede apreciarse la anilla plástica de color azul y código XL. Se trata de un macho anillado como pollo en 2017 en la isla de Alegranza que, desde entonces, no había vuelto a verse por Canarias. Esta primera observación de este ejemplar sugiere que podría haberse reclutado como reproductor en la población de halcón de Eleonor de las islas. No obstante, el hecho de que estuviera alimentándose de insectos en Gran Canaria en plena época de reproducción (la fecha media de puesta es el 24 de julio) sugiere también que el alimento escasea en el entorno de Chinijo.

Ejemplar macho de morfo oscuro anillado de pollo por nuestro equipo en Alegranza en 2017. Foto: Luis Alberto Rodríguez Sánchez

El 2 de agosto, Xabier regresó al mismo lugar para seguir disfrutando del espectáculo de ver a estos halcones cazando y comiendo insectos en vuelo. Otro compañero, Jesús García Ubierna, que también acudió poco antes al sitio pudo ver al menos seis ejemplares distintos. Xabier también tuvo suerte. En un grupo de al menos tres individuos, consiguió fotografiar a otro ejemplar anillado. En esta ocasión, se trataba de uno de esos individuos más jóvenes y curiosos, un segundo año calendario. En la foto se puede apreciar el plumaje característico de un morfo claro de esta clase de edad, y la anilla plástica de color amarillo y código 2U que porta, la cual nos indica que se trata de una hembra anillada como pollo el año pasado en Alegranza. Este dato es especialmente interesante porque las observaciones de esta clase de edad, si bien frecuentes, suelen producirse a partir de finales de septiembre, por lo que resulta especialmente interesante saber por dónde se mueven y qué andan haciendo estos jóvenes halcones al inicio del verano. En las fotos de Xabier, también puede apreciarse otro ejemplar de morfo oscuro de la misma edad, aunque en esta ocasión, no estaba anillado. Las fotos muestran una preciosa secuencia de movimientos en vuelo. Halcones de distintas edades, incluida la hembra 2U han seguido viéndose por la zona varios días después, al menos hasta el día 9 de agosto. Las anillas plásticas permiten identificar a los individuos a distancia y en cualquier lugar y momento del año. En 2009 comenzamos a utilizar este tipo de anillas en los halcones de Eleonor de Canarias y hasta la fecha, nuestro equipo ha marcado un total de 1722 individuos, muchos de los cuales han sido recapturados visualmente en años sucesivos.

Hembra de morfo claro anillada de pollo en Alegranza en 2019. Foto: Xabier Remirez

Los halcones de Eleonor son asiduos visitantes de la Cumbre de Gran Canaria. Desde hace años, se observan, sobre todo al inicio del verano, en el entorno de la presa de Los Hornos. Allí encuentran coleópteros y otros insectos, especialmente libélulas. Sin embargo, este año esta siendo particularmente seco. A mediados de julio nos comentaba Daniel González Rodríguez, quien lleva varios años observando aletas en la zona, que la presa tiene muy poca agua y que, ante la escasez de libélulas, los halcones se alimentan de saltamontes que encuentran en los pastizales cercanos. Daniel también compartió con nosotros esta fabulosa foto (uno de los tres ejemplares que observó en 2019) y datos de estas y otras observaciones recientes en la isla, como la de un ejemplar en las inmediaciones de Juncalillo del Sur durante varias semanas, además de los halcones que pudo observar en los pinares de La Cumbre.

Ejemplar de morfo claro sin anillar posado descansando. Foto: Daniel González Rodríguez

Estos datos muestran la importancia de este enclave para las aves, no solo las residentes, sino también especies migradoras, como el halcón de Eleonor. Para una especie altamente especializada en la captura de pequeñas aves durante su migración otoñal durante la época de cría, la existencia de fuentes de alimentación alternativas durante los periodos previos al pico migratorio o en periodos de escasez de alimento asociados a condiciones climáticas adversas, suponen un recurso clave para la conservación de esta población que, recordemos, habita en el extremo meridional o occidental de su área de distribución reproductora.

Desde aquí queremos agradecer especialmente la información y las fabulosas fotos aportadas por todas estas personas, que con sus interesantes observaciones contribuyen a aumentar cada vez más el conocimiento sobre esta fantástica ave rapaz.


Once again, the Eleonora’s falcons return to the Canary Islands. Adults return to their breeding grounds and tasks, while young birds do to look for a partner and a territory to start a new stage as breeders in the already disputed islets of the Chinijo Archipelago. With other intentions, some younger individuals also return, those that were born last year and, although have not reached sexual maturity, visit their conspecifics’ nests. At the same time, 2nd calendar year birds begin to become familiar with the hunting of small migratory birds that will be their main food source in the near future.

The arrival of all these individuals takes place before the autumn migration flux peaks. During this period, the Eleonora’s falcons continue to feed on insects and frequently visit larger islands, such as Lanzarote, Fuerteventura and even Gran Canaria, where the abundance of these is much greater that in the almost barren islets of Chinijo. The observations of fellow ornithologists on different islands allow us to know the falcons’ movements and hence, to learn more about the ecology of this fabulous species. Examples of this are the interesting observations that Xabier Remirez and Luis Alberto Rodríguez have shared with us. On July 31, Luis Alberto observed a group of al least five individuals hunting insects over the pine forest in the Llanos del Salado, at La Cumbre de Gran Canaria. Among them, there was a beautiful dark morph that could be photographed. In the photo you can see the blue plastic ring with the code XL. It is a male falcon that was ringed as a fledgling in 2017 on Alegranza. Since then, he had not been seen in the Canary Islands. This first observation suggests that it could be have been recruited as a breeder in the Canarian population of Eleonora’s falcon. However, the fact that it was feeding on insects in Gran Canaria during the breeding season also suggests that food is scarce around Chinijo.

A dark morph male ringed by our research team on Alegranza in 2017. Photo: Luis Alberto Rodríguez Sánchez

On August 2, Xabier returned to the same place to continue enjoying the spectacle of seeing these falcons hunting and eating insects while flying. Another colleague, Jesús García Ubierna, who also came to the same site shortly before, was able to see at least six different individuals. Xabier was also lucky. In a group of at least three falcons, he managed to photograph another ringed bird. This time, it was one of those younger individuals, a 2nd calendar year. In the photo you can see the characteristic plumage of a pale morph of this age class and the yellow plastic ring with the code 2U, which indicates that it is a female ringed as a fledgling last year on Alegranza. This data is especially interesting because the observations of 2nd cy birds, although frequent, usually take place from the end of September onwards. It is particularly interesting to know where these young birds move and what they are doing at the beginning of the summer. In Xabier’s pics, another dark morph individual of the same age can also be seen, yet in this occasion, it was not ringed. These pics show a beautiful sequence of movements in flight. Falcons of different ages, including the female 2U, have continued to be seen in the area several days later, at last until August 9. The plastic rings allow identifying individuals from large distances and at any place and time of the year. In 2009 we started using this kind of rings on Eleonora’s falcons from the Canary Islands and to date, our team has ringed a total of 1722 individuals, many of which have been visually recaptured in successive years.

A pale morph female ringed on Alegranza in 2019

Eleonora’s falcons are regular visitors to La Cumbre de Gran Canaria. For years, they have been observed, especially at the beginning of summer, in the surroundings of the Presa de Los Hornos. There, they find coleopterans and other insects, especially dragonflies. However, this year is being particularly dry. In mid-July, Daniel González Rodríguez, who has been observing aletas in the area for several years, told us that the dam was almost dry and that, due to the scarcity of dragonflies, the falcons feed on grasshoppers they find in the nearby grasslands. Daniel also shared with us this fabulous photo (one of the three individuals he observed in 2019) and data from these and more recent observations on the island, such as that of a falcon in the vicinity of Juncalillo del Sur for several weeks, in addition to the falcons that he could observe in the pine forests of La Cumbre.

A pale morph Eleonora’s falcon perched on a tree. Photo: Daniel González Rodríguez

These data show the importance of this place for birds, not only resident, but also migratory species such as the Eleonora’s falcon. For a species highly specialized in feeding on small migratory birds during the breeding season, the existence of alternative food sources before of the migration peak or in periods of food scarcity associated with adverse weather conditions, represent a key resource for the conservation of this population that, remember, lives in the southern and western extreme of its breeding range.

From here, we want to specially thank the data and fabulous pictures contributed by all these enthusiastic people, whose their interesting observations contribute to increasing more and more our knowledge about this amazing bird of prey.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s